Cuentos

El pantano mágico

El pantano mágico

Hace millones de años, en la era cretácica,   habitaban dinosaurios de todas las especies; los diplodocus con grandes cuellos largos, los triceratops con su enorme cuerno en el centro  de la cabeza, y por último, el Tyrannosaurus  Rex,  el más peligroso de todos,  dotado de cortas manitas delanteras y un enorme tamaño. Vivían tranquilos y había comidas para  todos. Las mamás dinosaurio  se habían puesto de acuerdo para  tener a sus bebés  y todos estaban ansiosos esperando a  que llegara el gran día: “El nacimiento de los dinosaurios “.  Al día siguiente nació un Diplodocus bebé;  era un macho precioso y  se llamó Max. Una hora después, lo hizo una hermosa triceratops  llamada  Dora. Y, por la noche, le llegò el turno al  último dinosaurio y el más esperado,  un Tyrannosaurus Rex, un macho enorme de nombre Joselito, pero tenia  un problema bastante grande,  nació sin voz. Todos estaban muy  tristes, pues  no podía asustar con su rugido y  tampoco podían entenderle.  Los bebés crecieron muy rápido,  pero  Joselito seguía muy triste sin poder hablar ni asustar. Dora,  que era una triceratops muy lista, encontró una  solución para ayudar a su amigo. Dijo que existía un pantano mágico, con agua curativa; todo lo que tocaba lo curaba. Estaba escondido en lo más alto de una montaña y nadie lo pudo  encontrar hasta entonces. Decidieron emprender el viaje para encontrar el pantano. Anduvieron durante  varios  días, noches y no lograron encontrarlo.  En el camino, se tropezaron con un animal un poco raro. Era una meganeura, un insecto gigante con alas,  parecido a una libélula pero más grande. Se llamaba Bizcocho y también tenía un problema; no veía bien y se tropezaba con todo. Dora le comentò sobre  la existencia del pantano curativo que podía sanar  la vista  de su raro amigo, así que  decidió acompañar a los dinosaurios. De camino, Bizcocho, percibiò un aperitivo muy sabroso que  parecía un ciempiés a lo grande y voló a por él, pero como veía borroso chocó contra un  árbol  y, sin imaginarlo, se colo  por un agujero hacia su interior. Una vez dentro del àrbol, vio a lo  lejos algo  que brillaba y decidió ir a ver.Se quedo boquiabierto al descubrir el pantano. Tenía que salir para contárselo a sus amigos. Debía encontrar la manera de llegar al exterior de aquel  árbol, pero  con su problema de visiòn  difícil lo tenía. De pronto, se  acordó de las palabras de Dora, que le hablo del  agua curativa
del pantano y,  sin pensárselo dos veces, se lanzó  al agua. Al salir..:  ¡veía estupendamente! Consiguiò  salir  en  busca de sus amigos y  les  contó  lo sucedido. Sin embargo, ellos  no podían entran en el árbol por su tamaño, así que  Bizcocho tuvo una idea. Arrancó una flor un tanto extraña, con forma de botella y regreso dentro del árbol, recogiò  agua del pantano para su amigo Joselito.  Este bebió del agua curativa y su voz emergió al momento.Dora y sus amigos se pusieron tan  contentos…  juntos habían conseguido  desvelar el gran secreto. El pantano mágico existía y los dinosaurios a sus casas se dirigian .FIN

La flor de Tomás

 

La flor de Tomás: para niños de 3 a 6 años

Os vamos a contar la historia de Tomás,  un niño muy detallista que,  cada vez que salía  con su mamá y veía flores por los alrededores,  las arrancaba  para regalárselas. Su mamá estaba feliz de lo detallista que era Tomás. Cuando llegaban  a casa se olvidaban de la flor, y esta acaba marchitándose  en el salon. Un dia, al salir del colegio, Tomás y su amiga María fueron a jugar al parque.   Mientras esperaba su turno en el tobogán, Tomás  se acercó a unas  flores dispuesto a arrancar dos,  una para su amiga  Maria y otra para su mama. Al caer  la noche,  Tomás se fue a dormir. Pero esta vez tuvo  una pesadilla: la flor que arrancó aquel  dia le hablaba y le pedía que no  volviera hacerlo: ”  Tengo vida y si me arrancas, me moriré.” Por la mañana , Tomás, en cuanto se despertó,  fue corriendo  a su mamá  para decirle que  no volvería  a  arrancar ninguna flor. “Me habló  la flor  en mi sueño y estaba muy triste, la arranqué, la separé  de sus amigas y la dejé marchitar en el salón.”  Hay que cuidar a todos los seres vivos,  en especial a las flores,  que son tan bonitas como tú. FIN

El calcetín Fermín

EL CALCETÍN FERMÍN. (PARA NIÑOS DE 3  A  6 AÑOS).

En el armario de Tin había muchos pares de calcetines; los tenía  de todos los colores. Fermín era  un calcetín muy juguetón y ,  cada vez que jugaba,  perdía  su  pareja  de calcetín. Así que se quedaba  sin usar en el fondo del armario. Pero al final la pareja de Fermín siempre  aparecía tirada  en algún lugar. Un dia,  de tanto jugar,  volvió a perder su pareja y esta vez de verdad, ya que no se pudo encontrar. Fermín,  no paraba de llorar. Pasaron los  días  y  Fermín no salía del armario,  se quedo  enrollado sin su pareja.  Si no encontraban pronto a la  pareja de Fermín, la mamá de Tin lo tirarìa. Se le quitaron las ganas de volver a jugar. Lola, es un calcetín rosa y amiga de Fermín. Decidió investigar en el jardín y  encontró el calcetín de Fermín lleno de babas y roto por Martin, el perro de Tin. Lola cogió el calcetín y se lo llevó a Fermín,  quien  al verlo pensó que era el fin. Olvidaba que Fina la araña, le  debía un favor. Tejiendo el calcetín, ni un agujero  quedó. Colorín colorado este cuento bien  ha quedado. FIN

 

 

 

 

 

Maria la pinza

   MARIA LA PINZA. ( para niños de 3 a 6 años)

Maria la pinza  es la hermana pequeña de doce  pinzas y la más divertida. Cada vez que los humanos  tendían la ropa, ellas  daban saltos de alegría. Durante el día, las pinzas dormían, pero  por la noche muchas fiestas hacían. Jugaban al parchís, cantaban,  bailaban y no paraban de reír.  Maria era la única pinza  que se comunicaba  con los animalitos que habitaban  en la cocina. Se llamaban; Pepa,  la araña,  y  Serafín,  la cucaracha. Estos bichitos se escondían debajo de los muebles de la cocina y se veían a escondidas. Al día siguiente, los humanos tendieron  la ropa, Maria no se cerró bien y  cayò  al suelo del patio de la cocina.  Al ser de dia, sus hermanas  no podían ayudar a María, tenían que esperar a cayera  la noche. Cuando todos se fueron a dormir,  todas las pinzas se reunieron en el jardín. No sabían cómo ayudar a su hermana, estaba en el patio de la cocina y era demasiado alto para ellas. María estaba asustada, ella sabía que,  si no la recogían, la mujer de la limpieza la tiraria a la basura. Pero,  Pepa y Serafin, sus únicos amigos,   fueron a buscarla. Cuando les vio llegar al patio, María se puso muy contenta. Pepa,  la araña,  la enrolló  con su tela e   intentó  subirla,   pero la tela se rompió con tan buena suerte que la pinza  cayó encima de Serafín. La cucaracha  la  subió hasta la ventana de la cocina y  Maria pudo reunirse con sus hermanas. Desde ese dia, Pepa y Serafín jugaban sin esconderse con Maria.  FiN

Olympia y Ray- tercera parte

Olympia y Ray – tercera parte.

La verdad sobre el incendio:  para niños de 6 a 12 años.

Paso unos cuantos años desde la enorme tragedia. El bosque apenas se había recuperado y  nuestros protagonistas habían crecido. Ahora eran dos aves espectaculares aunque un poco diferentes entre sí. Zulo se parecía a su madre; era un enorme águila con la cabeza blanca y el cuerpo amarillo. Por su parte, Ray  se parecía a su padre; era un papagayo grande pero algo menos que su hermano, aunque tenía una  impresionante  cabeza amarilla y un  cuerpo blanco brillante.

Los dos hermanos juraron cumplir las últimas voluntades de sus padres y ayudar a todos los animalitos del bosque. Un día, paseando,  se encontraron a un gusano que, al ver a los hermanos, empezó a temblar al pensar que las enormes aves se lo iban a comer.

-No temas gusanito-dijo Zulo-,  no te vamos a comer. Estas apetitoso… no te quiero ofender,  pero nosotros somos vegetarianos y no comemos animales. A lo que el gusano respondió:

-¡Qué raros sois! ¿No seréis los hijos de Olimpia?

-¿Conocías a mi madre?,  preguntó sorprendido Ray.

-Si, era la mejor amiga que  podía tener. Ella me salvó varias veces y jamás la olvidaré-explicó el gusanito. Yo vengo del sur del bosque…¡ Caminé tanto para buscar a sus hijos!. Tengo una información muy valiosa que darles..  ¡Por suerte os encontré!. Sé quién provocó el incendio-continuó el pequeño animal-fue la banda de vuestro  tío, el hermano de vuestro  padre. Él  y los  suyos estaban desterrados por  intentar matar a vuestro  padre, así que  se vengaron incendiando el bosque y cobrándose la vida de vuestros padres.

Zulo y Ray  no  podían creer lo que acababan de escuchar. Sin avisar a sus familias, alzaron el vuelo para ir en  busca de la banda de su tío y vengar así a  sus padres. No eran conscientes de lo  peligrosos que eran  y  nadie los podía parar.

El gusanito,  sin pensarlo dos veces,  fue a buscar a los  abuelos de los chicos para informarles de lo sucedido, pese a estar  arriesgando su vida pues era un gusanito muy gordito…un aperitivo para la familia de  papagayos. Cuando les contó lo que estaba sucediendo, todos salieron en su busca de los dos hermanos.

Zulo y Ray  llegaron al sur del bosque y no encontraron a su tío. Todos los insectos del bosque ayudaban a los chicos, hasta que un escarabajo pelotero les dijo que había oído  hablar  a unos papagayos,  un poco cabreados, diciendo que querían quemar el bosque.  Estaban cerca de un arroyo .

Para allá se fueron  Zulo y  Ray Y  encontraron a su tío, al que  pidieron inmediatamente  explicaciones.

Al ver a sus sobrinos,  se  quedó alucinado. ¡Eran tan parecidos a sus padres! Viendo los grandes que eran, debía improvisar rápidamente un plan, ya que con la fuerza no podrían  vencer a esas grandes aves.

Así que Utilizó el corazón.  Aprovechándose de los buenos que eran, les tendió  una trampa mortal. El  tío les explicó  que él no tenía nada que ver con el incendio, pero que conocía al culpable. Les condujo hasta una trampa, allí  les  esperaba toda su banda. Continuará …..

 

El bebé Delfin

EL bebé Delfín: para niños de 6 a 12 años

Érase una vez una niña que se llama Pau, de mayor quería ser cuidadora de delfines y profesora de primaria. Sus padres tenían una sorpresa preparada para ella, La iban a llevar al zoo, para ver los delfines y hacerse una foto con los ellos.¡Estaba muy contenta ¡. Al llegar al zoo se dirigieron al delfinario para ver la actuación de los delfines. Estaba alucinada,  al terminar la actuación, bajo las gradas para meterse en el agua con los delfines y hacerse la foto, con tan mala suerte que el delfín se puso nervioso y al moverse tiro a Pau hundiendola durante unos segundos. Pau se asustó mucho, y al volver a casa  dijo a sus padres que no quería ser cuidadora de delfines, les había cogido miedo. Todos los veranos, se alquilaban una cabaña cerca del mar y pasaban en ella todo el verano. Todas las noches, Pau paseaba por la orilla del mar para coger conchas ya que las coleccionaba, y un ruido extraño escuchó, era un llanto muy raro, al acercarse se quedó helada, era un bebé delfín no muy grande que estaba enrollado con desechos que tiramos los humanos al mar, Pau salió corriendo a su cabaña para coger unas tijeras para poder salvar al delfín, cortando las cuerdas y quitándole todo lo que tenía enganchado, el bebé delfín para agradecérselo  la dio un obsequio, era una concha mágica  y al abrirla una sirena salió, para pedir un  favor .

-Pau tienes una misión, lleva colgada  esta concha mágica y  podrás nadar sin faltarte el aire,  podrás hablar con los animales y convertirte en cualquier animal, ayuda al bebé delfín a encontrar a sus padres. La sirena desapareció Y Pau llamó a su bebé delfín (Blu), colgándose la concha en el cuello y  metiéndose al mar con Blu para buscar a sus padres. Pau estaba en un sueño, podía hablar con Blu y con  todo tipos de animales. -Pau preguntó a su delfín ;

-¿Dónde están tus padres?, Contestando Blu;

-Están encerrados en el fondo del mar,  unos tiburones los secuestró y se los querían comer, yo pude escapar gracias a unas tortugas .Nuestros amiguitos fueron  al fondo del mar y ahí estaban los tiburones, con cara de pocos amigos . Para poder pasar desapercibidos, en tiburones se debían convertir, Pau abrió su concha y en dos grandes tiburones se convirtieron y fueron a salvar a sus padres. Estaban en dos grandes jaulas y al ver los tiburones se asustaron mucho pero…al escuchar la voz de Blu no entendían nada y con un gran mordisco abrieron las jaulas y escaparon , con tan mala suerte que todos los tiburones los  habían rodeado, eran muchos para poderse defender  y  Pau abrió su concha mágica y en una enorme ballena se convirtió, engullendo a todos los tiburones y alejándose  del mar dejando a Blu y a su familia a salvo. Los tiburones estaban en la tripa de la ballena pero  vivos,  y querían salir. la ballena para soltarlos una promesa tenían que cumplir, dejar en paz a los delfines. Los tiburones muy asustados dijeron que si .  Así  consiguió Pau salvar a su amigo Blu y a su familia, regresando a su casa y llevándose su amuleto para poder volver al mar y ayudar a cualquier animal.  FiN

La verdadera amistad

La verdadera amistad: para niños de 6 a 12 años

Os voy a contar una bonita historia, de cómo funciona la verdadera amistad. Hay amistades pasajeras que vienen y van, y amistades verdaderas que   nunca se irán. Trata de dos ardillas; Ali y Tes

Ali era la más hermosas de todas las ardillas, bondadosa,  cariñosa, dando lugar a muchas envidias. Tes era una ardilla, que pasaba más desapercibida  la más simpática de todas y con un gran corazón, no aguantaba las injusticias. Eran muy felices y vivían en árboles distintos y siempre jugaban juntas. Era el cumpleaños de Ali,  y Tes la regalo una caja de hilos mágicos de muchos colores,  quedando muy contenta. Cada año, se festejaba  una gran fiesta, el nombramiento de miss ardilla,  concursando  de todos los bosques lejanos y aparte de su belleza, importa su gran corazón.  Ali  estaba muy contenta, ya que todos los años ganaba el concurso de miss. Su mamá era modista,  y  se fue a comprar la tela para  diseñar el vestido de su hija. Había cuatro ardillitas muy envidiosas, y queriendo  sabotear el vestido de Ali. Después de una semana  ya casi estaba todo organizado, faltaba los detalles  del  vestido. Tes se quedó alucinada al ver el vestido de Ali, sus flores se elevaban y su vestido parecía que  cobrará  vida. Solo quedaban dos noches para la gran fiesta y estaban muy nerviosas. Por la noche, las cuatro ardillitas fueron a sabotear el vestido  de  Ali,  rompiendo todas las flores  y echando  una  pócima  mágica en  la  leche,  para que Ali se quedara sin voz en el desfile.  llegó el gran dia,  Tes fue  a casa de Ali y la escuchó llorando, preguntando;- ¿Qué ha pasado ? y Ali contestó;

-Mira  mi vestido, esta roto y descosido, todas las flores están en el suelo, ¿quién habrá sido?, ya no podré participar en el desfile . La madre, la dio un poco de leche caliente para tranquilizarla y al rato sin voz se quedó.  La pócima mágica había hecho efecto, todo era un desastre y  Tes algo tenia que hacer, contestando;

-Ali  confia en mi,  ponte el vestido roto y yo seré tu voz,  te aseguro que quien haya sido no vencerá,  la amistad verdadera siempre ganará..

Ali se puso el vestido roto confiando en Tes, y empezaron a unirse las piezas y pegándose todas  flores  quedando el vestido más brillante que antes, los hilos mágicos empezaron hacer su trabajo, es como si el vestido cobrara vida, ahora toca  desfilar.  Ali era la última en desfilar y acordaros que no podía hablar,. al nombrarla  salió con tanta seguridad de sí misma quedando los jueces boquiabiertos de tanta hermosura. El  jurado la  hizo una pregunta , -¿Que significado tiene para ti la amistad?, Ali  no podía hablar.. La  magia de los hilos volvió  actuar, quedándose una bobina  de hilo mágico  en  el bolsillo de Tes,  queriendo salir para decirle algo. Tes,  al  ver que algo que  se movía en su bolsillo sacó la bobina que  encima podía hablar, y decía ;

-Tienes 10 minutos de mi magia y en mariquita te convertiré,  para poder ser la voz de tu mejor amiga, pasado esos  minutos volverás a tu estado ,pero hay un problema,  no te puedes mojar,  si te mojaras, en mariquita te quedaras.

Tes  le daba igual y ese riesgo quiso pasar, y voló hasta la oreja de Ali y contesto su  pregunta.

-Para mi la amistad,  es algo muy valioso y difícil de explicar, es dar sin esperar,  es  saber estar en lo bueno y en  lo malo..- .Ali se quedó alucinada al ver  a   Tes convertida en mariquita y siendo su voz,  y Tes le dijo a Ali  que tenía que irse,  que tenía poco tiempo y se marchó,  con tanta  mala suerte que las cuatro ardillas  escucharon todo lo que la bobina  de hilo  dijo a  Tes ,y un cubo de agua la echaron. Tes no podía volver a su estado normal y en mariquita se quedó. Dieron los resultados de la miss ardilla quedando Ali en primer lugar y al no ver a Tes,  se marchó a buscarla ni el trofeo cogió ..Se tiro toda la noche buscándola y del cansancio se quedó dormida en el árbol de Tes .Al rato una mariquita apareció, apoyándose en su mejillas y al mojarse  con el  agua de sus lágrimas  en ardilla se convirtió. Sin saber nada de lo que había sucedido, el agua la convirtió y el agua de las lágrimas la liberó y el hechizo mágico de la verdadera amistad la salvó. FiN

La Manzana colgada de un hilo

La manzana colgada de un hilo: para niños de 3 a 6 años

En un país llamado frutilandia, vivían muchas clase de frutas: naranjas,peras,manzanas..Ellas sabían, que nacían para un propósito en la vida. Dar energía a todos los niños  del mundo. Una vez al mes, venía un camión  gigante a cargar toda clase de fruta. Para ello,tenían que estar todas en el suelo,se desenganchan  al terminar su crecimiento, gracias a eso se multiplicaban. Si  la fruta no se hubiera descolgado, se pudriría pudiendo infectar al  árbol. Había un manzano, que daban unas manzanas con un color rojo brillante, había unas  120 manzanas y todas del mismo tamaño, quedaban una semana para su gran caída y de  los nervios ninguna dormía. Había un espantapájaros en medio de los árboles, y no dejaban acercarse a ningún pájaro ,para que no picaran a ninguna manzana. Llegó el gran día, el camión estaba en camino para recoger toda la mercancía .Toda  la  fruta se descolgó menos una manzana que se había quedado colgada de un hilo. Estaba muy triste, veía como todas las frutas  se metían al camión y no  paraba de llorar, ella sabía que al pudrirse correría peligro el árbol y se infectaria. A  lo lejos, se oía una voz que decía….

  1. .-No llores manzanita, soy un gusanito que está debajo de ti, ¿en que te puedo ayudar?-Contestando la manzana

 

-Estoy muy triste, hoy era el gran dia y venía un camión a por toda la fruta que se había descolgado y yo no pude hacerlo. Si me quedo aquí me pudrire causando una infección al pobre árbol.-El gusanito contestó:

-No te preocupes tengo un plan, voy hablar con mis amigos gusanos y nos hundiremos en la tierra al lado del árbol, le  haremos tantas cosquillas que no parará de  reírse y se movera tanto que te acabaras soltando. -La manzana, se puso muy contenta y  cientos de gusanos se veían venir excavando   hasta llegar a  la raíz.. Al rato, el árbol no podía aguantar la risa y se movìa tanto que la manzana por fin calló, dando las gracias a los gusanos que habían salvado el árbol. Para agradecérselo, se dejó comer por ellos, la manzana  murió contenta y el árbol no enfermo y  este cuento se acabó. fin

 

Olympia y Ray – 1 parte

Olympia y Ray -1 parte

El amor entre distintas especies.

Hace mucho tiempo en la selva tropical, vivían muchas especies de aves. Pero  una en especial. Estaba compuesta por  águilas y, entre ellas, Olympia se distinguía de las demás. No comía carne como los demás, era fructífera y  solo se alimentaba de frutas. Además, tenía un color  diferente; era completamente blanca y solo se podía ver una raya rosada en  la cabeza. Era La más hermosa de todas y tenía un corazón enorme, pues en vez de cazar animalitos, les ayudaba a escapar. Todos la querían mucho. Sin embargo, su  familia  tenía la esperanza de  que algún día cambiaría, porque al cazar Olympia les espantaban los animales.

Una  mañana, mientras estaba desayunando, escuchó un grito. Salió volando y divisó a lo lejos un grupo de papagayo . ¡Algo estaba sucediendo! Tenían amordazado y enrollado a uno de su  misma especie, otro papagayo, y lo iban a lanzar desde lo alto de un precipicio. Sin pensarlo dos veces,  Olympia salió volando desde abajo del precipicio, ocultándose de la vista de los malvados papagayos, y con su pico cogió las cuerdas que ataban al pobre animal y se llevó al apresado lejos de esos villanos. 

El papagayo se quedó tan alucinado con la actuación del águila que no pudo dejar de agradecerle mil y una veces que lo hubiese salvado. Él tampoco era un papagayo normal. Era enorme…,casi tan grande como Olympia. Los dos   tenían algo en común;  que comían solo fruta.

-¿Por qué  te querían matar esos papagayos?-preguntó Olympia.

-Me llamo Ray-respondió él-  y esos papagayos son  mis hermanos. Se avergüenzan de mí desde que éramos pequeños. Dicen que soy rarito por comer solo como fruta: tampoco  como insectos… no los quiero hacer daño,¿sabes? Como, además, duplicó su tamaño, me querían quitar del medio.-añadió el papagayo con tristeza- No  puedo creer lo que está pasando,  ya no volveré con ellos.

Olympia, no podía creer la maldad de esos hermanos,asi que penso que habia que dar un buen susto a los horribles papagayos.

Ray permaneció lejos de su familia, mientras que Olympia regresó a su casa. Allí Comentó lo sucedido con  su familia. Pero nadie la entendió: son cosas de papagayos, decían. ¿Cómo te metes en eso?, le reprocharon. Estaban tan enfadados con ella que, como castigo, encerrada la dejaron.

Muy triste, Olympia no dejaba de pensar en Ray. Dos hermanos de Olympia que habían  escuchado la conversación, se acercaron a ella y  la sacaron de la jaula. Querían  dar un gran susto a esos papagayos….¡ Ya es hora de algo de acción!,pensaron. Se llamaban Tom y Zulu,  eran el doble de grandes que Olimpia y estaban decididos a proteger a su hermana.

Las tres águilas alzaron el vuelo, con intención de ir  a asustar a esos  horribles papagayos. Pero al llegar, se quedaron atónitos. Todos estaban llorando, decían que un águila  les habían atacado y que Ray quiso defenderse y murió en el acto. Olimpia, Tom y Zulu  no podía creer lo que estaban escuchando…! cuántas  mentiras contadas por  esos falsos papagayos¡ Sentían tanta  impotencia que deseaban  darles un escarmiento por  mentirosos y cobardes. Pero debían  pensar en frío y decidir con calma   qué hacer. Así que, decidieron ir en busca de Ray  para destapar esa gran mentira.

Se fueron los tres volando hasta donde estaba  Ray  y  le  contaron todo lo  sucedido. Decidieron poner fin al engaño y Ray se  enfrentaría para siempre   con sus hermanos malvados. Cuando llegaron las tres águilas a casa de los papagayos, todos se quedaron paralizados al ver  detrás de ellas a Ray. No entendían nada, pero él no tardó en contarles  lo sucedido: que Olympia le había salvado la vida. Los papagayos no podían creerlo.

En ese momento, Ray Decidió  desterrar a sus  hermanos malvados, y ellos, muy cabreados,  amenazaron a  todo el poblado. Sin embargo, la fuerza, en este caso, no sirvió  para nada, pues lo había empeorado  todo. Al  triunfó la verdad y la paciencia.

Y fue así como empezó el  verdadero amor, sin clases, ni  razas. Un águila blanca como la nieve y un magnífico papagayo, grande como una montaña. Ray y Olympia vivieron muy felices. Eran muy diferentes por  fuera pero tremendamente iguales por dentro. Los dos comían fruta, los dos ayudaban a todos los animalitos del bosque y los dos tenían un gran corazón. FIN

El árbol que cambió su color

El árbol que cambió su  color

En lo alto de unas montañas, existía un gran bosque encantado, lleno  de  seres extraños. los árboles hablaban, las flores cantaban, y las piedras andaban, los animalitos del bosque felices estaban. Se ayudaban entre  ellos y no paraban de cantar. A las afueras del bosque, vivía un arbolito marrón, que no quería trato con los demás, era muy retorcido y muy vanidoso y un poco rencoroso. Tenía un color marrón apagado, según pasaban los años se oscurecía más, se debía al rencor y al odio que lo engullía por dentro. El arbolito, no se daba cuenta que no solo cambiaría de color  él, cambiaría todo el bosque. La envidia y el rencor no podía existir en este fantástico bosque .

Todos los seres mágicos  que  habitaban en el bosque, se pusieron de acuerdo para solucionar el problema. Cómo podían convencer al arbolito ,algo tenían que hacer. Hablando la flor;

-Yo tengo una idea, mis hermanas y yo nos vamos a instalar  alrededor del arbolito, para poder hablar con el y  convencerlo. Al rato pidió la palabra una piedrecita..

-Yo me pondré  junto con mis papás al lado de las flores, para protegerlas del viento.

Todos los seres mágicos, se movieron hacia el otro lado del bosque para poder  convencer al arbolito. Cuando el arbolito vio que se estaban acercando todos los seres mágicos del bosque, se quedó alucinado y preguntó ;

–  ¿Que  estáis haciendo aquí?. El hada del bosque respondió..

-Queremos que vuelvas con nosotros y olvides el pasado, el bosque entero está en peligro y solo tù puedes salvarlo. El arbolito respondió;

-Os portasteis mal conmigo y ni disculpas  me disteis .! Como os voy a creer¡, si de verdad me queréis, una cosa tenéis que hacer…quiero una disculpa y el mejor sitio del bosque, solo así os ayudare.

Todos los seres mágicos del bosque, pidieron disculpas al arbolito y le ofrecieron el mejor sitio del bosque.Pero ..algo no estaba bien, ya que el arbolito, seguía oscureciendo. La piedrecita fue hablar con èl.

-No te entiendo arbolito, sigues enfadado con todos y lo que pasó hace tiempo fue un mal entendido, para que sigas tanto tiempo enfadado sin tener ningún amigo, no es más fácil preguntar qué fue lo sucedido.El arbolito preguntó a la piedra.

-¿Qué fue lo sucedido?. La piedrecita respondió;

-Estábamos  jugando al escondite y las hadas se escondieron en lo  más  alto de tus ramas, sin querer  un  hada  resbaló y  al caer se agarró a una de tus ramitas y  se rompió. El hada, nunca se lo perdono y corriendo se marchó. Tu nunca nos dejastes explicarte y te creistes que fue  aposta .Al dia siguiente, te marchastes de nuestro lado y un vacío grande dejaste .El arbolito contestó..

-¡De verdad¡ .Que  tonto he sido y yo creyendo otras cosas y he pasado el tiempo tan solo ..lo siento mucho, quisiera pediros perdon, reúne a todos los seres mágicos que ya es hora de cambiar las cosas.

Se reunieron todos los seres mágicos y el arbolito les pidió perdón ,aclarando lo sucedido y lo equivocado que estaba. Todos los seres mágicos le perdonaron y felices acabaron .cambiando de color el árbol a marrón dorado.      FiN