Cuentos

Los rotuladores de la navidad

Os voy a contar una historia que transcurre cada año por navidad, son todas muy diferentes y  mágicas. Era dia 23  diciembre y el espíritu navideño invadió todo el pueblo. Todos cantan, decoran sus casas y no paran de comprar regalos.

El pueblo estaba dividido en dos zonas, la zona rica, y la zona pobre. En la zona rica sus casas estaban adornadas con miles  de luces de colores, mientras que en la zona pobre, sus casas estaban adornadas con guirnaldas de papel hechas por los niños.La navidad la vivían muy  diferente, cada uno como podía.

la mañana del 24 en la zona pobre, se reunían un grupo de niños para vender dulces y poder comprar regalos para los más pequeños, sabían que por la noche venía papá noel. Hacia mucho frio y no vendían ni un dulce,  todos los niños estaban muy desmotivados pero ninguno se rendía. Había un niño que destacaba de los demas, no tenia espiritu navideño y no creía en nada. necesitaba vender algún  dulce para comprar una muñeca a su hermana pequeña, ella creía en papa noel. Al  regresar a sus casas una anciana les paró, tenía mucha hambre y los chicos la dieron todos los dulces que tenían, por este gesto tan maravilloso  la anciana les compenso obsequiandoles con  una caja de rotuladores .( No eran cualquier rotulador) si no.. unos brillantes rotuladores mágicos. Ios niños se quedaron helados ante aquel suceso tan misterioso y  la anciana desapareció.

Los niños al no tener dulces que vender tuvieron que   regresar  a casa sin regalos para los más pequeños, pero… se repartieron los rotuladores quedándose uno cada uno. Eran seis casas desfavorecidas y seis rotuladores. No tenían dinero pero les sobraba  mucho amor, cada casa tenía un rotulador mágico, los niños todavía no sabían de su magia.

Uno de los niños, el que no creía en nada estaba disgustado al no poder comprar la muñeca a su hermana y decidió dibujarla en un papel. Era una muñeca preciosa y al terminar de dibujar  su cuarto se lleno de estrellas de colores y por arte de magia apareció la muñeca saliendo del papel y acomodándose en el suelo. Se quedo sin palabras y fue corriendo a casa de sus amigos para avisar de lo sucedido y así poder salvar la navidad para los más pequeños. Dibujaron todo lo que se habían pedido los más pequeños era espectacular y  jamás lo olvidarán, la zona pobre se convirtió en la zona más rica de todas no  en dinero si no en felicidad. Al dia siguiente no hubo ni rastro de esos rotuladores mágicos, la bondad es una de las cualidades más importantes de las personas y siempre tendrán su recompensa . Fin

 

Olympia y Ray. Cuarta parte

El desenlace.

Atraparon con unas redes a los muchachos, los amordazaron como ya lo hicieron con su padre, y su intención era lanzarlos desde lo más alto del precipicio, Pero antes de tirarlos al vacío, el tío confesó;-Sois iguales que vuestro padre, os pierde el corazón. Antes de tiraros, os confesaré la verdad.

Escuchad bien. Yo provoque el incendio para quemaros a los dos y que vuestros padres sufrieran vuestra pérdida, pero vuestra madre fue a salvaros, y no solo a vosotros, también al nido de papagayos. Así que ella murió. y yo voy a terminar lo que empecé.

Sin dudarlo, el tío y su banda lanzaron a Ray desde lo más alto del precipicio, Zulo al verlo, se revolvió con una fuerza increíble, rompiendo su red, y salió volando a por su hermano. No llegaba a tiempo y se iba a estrellar con el suelo, “Algo increíble sucedió ¨

Miles de insectos estaban patas arriba preparados para amortiguar la caída de Ray. Todos pararon el golpe, pero acabaron con algunas patitas torcidas. Su hermano no daba crédito de lo sucedido. Rompió las cuerdas de su hermano para enfrentarse a su tío.

-Eres un miserable -le increpó Ray -no tuviste bastante con mis padres ni con destruir la mitad del bosque. Y ahora quieres acabar con nosotros . No te vamos a matar, seria demasiado facil. Estarás encerrado toda la eternidad.

El tío intentó defenderse y llamó a su amigo el halcón, para que terminaran con sus sobrinos . Pero, al ir a por ellos, toda la familia de papagayos apareció , asustando al halcón y llevando a su tío para encerrarlo de por vida. La verdad siempre sale a la luz, y así, Ray y Zulo, juntos con sus amigos pudieron vencer al enemigo. Fin

El don de una gnómica.( Cuento personalizado de Mari )

El don de una gnómica

 

A las afueras de Turquía, en unos de sus bosques, vivían muchos seres mágicos y, en especial, una familia de gnomos. Mari,Miguel y sus tres hijos eran los más envidiados del bosque. Juntos vivían en el  interior de un árbol hueco y ahí custodiaban sus grandes tesoros, porque, como se sabe, los gnomos conservan tradiciones milenarias y poseen  poderes sobrenaturales; son   guardianes de la naturaleza e imanes de la suerte. Se dice que en su tiempo robaban a los ricos para dárselo a los pobres.

Además, tienen una particularidad : estos seres son invisibles gracias a su gorro puntiagudo. si un dia lo perdieran, se harían  visibles para todos, transformándose en gnomos de cerámica . Entonces,solo recuperarían  la  medianoche  hasta el amanecer, cuando regresarían  a su estado de figura de cerámica.

Mari, Miguel y sus hijos  se encargaban de ayudar a todos los animalitos del bosque. Mientras él trabajaba en una mina muy cerca de su casa, ella  curaba a todos los animalitos que veía lastimados.

Una noche, una gran tormenta arreció sobre el bosque. Miguel intentó agarrarse a una rama de un árbol, pero  salió  volando y perdiendo su gorro. En seguida se ocultó para no ser descubierto, pues sin su gorro sería visible para todos. Se escuchaban a lo lejos  los gemidos  de un animal. Era un gato negro, precioso, que tenía su nombre tallado en su collar: Curro. Se encontraba atrapado entre las ramas y no podía moverse.

Miguel  no dudó en ayudarlo aun sabiendo que podía ser descubierto. Consiguió liberar al pobre gatito, pero tuvo la  mala suerte de  que apareció su dueño y, al no tener su gorro puntiagudo, Miguel fue descubierto, convirtiéndose en un gnomo de cerámica para siempre. Consciente de la buena suerte que daban, el hombre se lo llevó de adorno para su jardín.

Pasaba el tiempo y Miguel no llegaba, por lo que Mari empezó a preocuparse  mucho. Intuía que algo malo estaba pasando. Al final, toda la  familia decidió salir  en su busca. Estuvieron  horas buscando pero chicos no encontraron nada. Tras regresar a su casa, ya nada fue igual. Pasaron los días y los meses y seguía sin haber ni rastro de Miguel. Mari y los chicos  siguieron  con sus vidas,aunque nunca perdieron la esperanza.

Un día, Mari escuchó gemidos de un gato y salió  para ver qué pasaba. Era un gato negro que tenía una espina clavada  en su patita y  no paraba de sangrar. Mari puso sus manos en su cabeza del animal  y al instante el gato entró  en un dulce sueño. Así,Mari  aprovechó para quitar la espina y,  tocando la herida con sus manos, cicatrizó al instante. Fue increíble,  Mari descubrió que tenía un poder oculto en  sus manos, don de poder sanar.

El gato se  alegró tanto que, en agradecimiento, encontró el gorro perdido de Miguel. Mari decidió seguir al gato y alcanzó una cabaña con un enorme jardín. !Cuál fue mi sorpresa cuando vio a  Miguel allí , en el medio del jardín estático  como una estatua!

Cómo sabía que a medianoche recuperaría la vida,  Mari permaneció agazapada para no ser vista y poder acercarse a Miguel llegado el momento. Pero, solo de pensar La desgracia de Miguel, la tristeza se apoderó de ella y no podía dejar de llorar.¡ Miguel era un gnomo de cerámica y ella no podía hacer nada!

Cuando llegaron las doce de la noche, Miguel cobró vida y corrió a  abrazar a su amada. Le explico lo sucedido y suplicó a Mari que cuidara de los pequeños,”Yo siempre estaré a vuestro lado”le prometió.

Mari cumplio su promesa, cuidando de los niños, y siguió ayudando a todos los animalitos del bosque. Todas los días a medianoche se encontraba con Miguel y, con el paso del tiempo, Mari decidió permanecer a su  lado, despojándose de su gorro puntiagudo y ocupando el lugar de otro adorno más en aquel  jardín.

Así fue como Mari y Miguel volvieron a estar juntos. Fin

 

 

 

Olympia y Ray – segunda parte

Olympia y Ray – segunda parte

El nacimiento de Zulo y Ray.

De su amor, nacieron dos aves nuevas, con un espíritu bondadoso. Dos machos: uno se llamó como su padre, (Ray) y el otro, como el hermano de Olympia, (Zulo). Eran mitad águila y mitad papagayos. Una especie nunca vista. Ray era blanco y con la cabeza amarilla, como su padre y Zulo amarillo con la cabeza blanca como su madre.

Crecieron felices y con una lección bien aprendida, la bondad, el cariño y el respeto. Los pequeños águilas siguieron el camino de sus padres y ayudaban a todos los animalitos del bosque. Sus padres, estaban muy orgullosos de sus pequeños y decidieron darles una sorpresa. Una excursión a las afueras del bosque, Zulo y Ray se pusieron muy contentos  preparando su mochila de exploradores.

A la mañana siguiente, se levantaron  temprano poniéndose en marcha toda la familia. Vieron  animalitos que para ellos eran desconocidos y aprendieron qué frutos se podían comer sin ser envenenados . Pasaron los años y la felicidad se les termino, un gran incendio arrasó el bosque. Todos corrieron dejando atrás sus casas. Los árboles se quemaron y el fuego arrasaba todo muy rápido.

Olympia y Ray pusieron a salvo a sus polluelos, pero en su huida escucharon llantos en la copa de un árbol. Era un nido de papagayos, que estaban solos y las llamas los estaban alcanzando. Sin dudarlo, Olympia alzo sus alas y fue a socorrer a esos pequeños. Pero la mala fortuna quiso que una rama cayera encima de ella, y del golpe cayó al suelo. Ray salió en su ayuda, aunque primero quiso salvar el nido de papagayos. Al volver a por Olympia, ya nada pudo hacer por ella. Sus últimas palabras fueron para él:

 

-He sido el aguila mas afortunada del mundo por tenerte como compañero y por regalarme mis dos grandes alegrías. ¿Salvaste a los pequeños papagayos? Te quieroooo….

Ray cogió a Olympia y voló lejos del fuego. No pudo soportar tanto dolor y su corazón dejó de latir. Así las almas de los dos enamorados se juntaron para siempre, formando el ave más hermosa que podamos imaginar. Como una gran bola de humo volaron hacia sus pequeños para decirles sus últimas palabras:

-Zulo, Ray, , no os asustéis. Somos papá y mamá. Escuchad ; el incendio se complicó y , mientras salvábamos  a esos pequeños papagayos, el fuego se extendió. Nos vamos a un mundo mejor, hijos , queremos que seáis fuertes y que os ayudéis los dos. Todos los días cuando sea vuestro cumpleaños, id al precipicio mas alto. Allí un regalo encontrareis. Ahora toca partir y deciros adiós

La bola desapareció  muy lentamente. ……..

Con mil preguntas se quedaron nuestros amiguitos y a por mil respuestas decidieron ir. Crecieron con las palabras de sus padres y prometieron ayudar a todos los que necesitase su ayuda.

Veremos miles de aventuras de nuestros nuevos amiguitos; Zulo y Ray, dos águilas diferentes. FIN

Chuton, la pelota de fútbol

Chuton, la pelota de fútbol

Érase una vez un balón de fútbol llamado Chutón, que  quería ser balón de baloncesto porque estaba cansado de tantas patadas y terminaba todos los partidos con dolores de espalda. Un dia, al terminar el  partido  Chutón se escapó para poder cambiar su vida. Quería cumplir su sueño, ser un balón de baloncesto y poder jugar algún partido.  Al caer la noche, Chutón, que  no veía bien, cayó  por una ventana. Dentro un camión de basura fue a parar, se manchó  y con un cristal se pinchó. Ya no había nada que hacer; sus ilusiones se habían acabado, estaba destrozado y no dejaba de llorar. De pronto a lo lejos escuchó una  voz que decía…

-Hola, soy Fran el caracol.  ¿Qué te pasa ?

-Hola, me llamo Chutón y me escapé  para intentar cumplir mi sueño ser una pelota de baloncesto. Como verás soy una pelota de fútbol, aunque ya no  sé lo que soy. Al caer al camión de la basura me pinche con un cristal y ya no valgo nada.

-No te preocupes, yo te voy ayudar. Mis babas de caracol son mejor que un pegamento. Taparé el pinchazo y te llenaré de babas  para que te revuelques por la arena, y esta se quedará pegada y con  un poco de pintura…¡todo solucionado¡ ¡ Voy hacer de ti una pelota de baloncesto!. Confía en mí.

Fran, el caracol,decidió que lo mejor era ir  a visitar a su amigo Thor, el calamar, que vivía en una gran pecera en la casa de al lado del parque. Subió  encima de Chuton y entraron en  la casa por la trampilla del perro. Llegaron al comedor y ahí estaba su amigo Thor, que de un salto se escapó de la pecera para saludar a  su amigo.

Fran, el caracol, le  contó el sueño de Chutón a su amigo y decidió ayudarlo.  Lo abrazó tan fuerte que su tinta envolvió todo el balón quedándose de un color negro azulado. Su sueño se había cumplido; se convirtió en una bonita pelota de baloncesto. Como hicieron mucho ruido despertaron a los dueños de la casa, que  encontraron el balón en su  salón.! Se quedaron atónitos¡. Al día siguiente, el hijo de la familia tenía un partido de baloncesto y al ver a Chutón tan espectacular decidió  llevárselo al partido. Asi, Chutón pudo hacer lo que más ansiaba; cumplio su sueño, jugar un partido de baloncesto. Y todo, gracias a sus amiguitos.

Colorín colorado este cuento feliz ha terminado. Fin

El amor de una Nereida. Cuento personalizado ( Carlos y Ainhoa)

El amor de una NEREIDA

Os voy a contar una bonita historia sobre un amor verdadero entre una ninfa de los mares y  un pescador. Todo empezó en Santorini, una de las islas griegas más atractivas por sus bonitas playas. Allí,  mucha gente vivía de la pesca, pero en especial una familia muy peculiar. Era un matrimonio  trabajador a quien acompañaba su hijo Carlos, un muchacho querido por todos por su bondad y por  ser tan especial. Su padre era muy mayor, por eso  Carlos lo ayudaba a pescar. Un dia paso algo horrible,  y el padre de Carlos enfermó. No tenían dinero para pagar a un médico y cada vez se encontraba peor. Carlos no podía aguantar más, así que salió a pescar sin sospechar el peligro que acechaba. Se acercaba una tormenta y el joven no estaba preparado para ello.

Se dirigió al Mar Egeo, donde habitaban las especies más importantes para la pesca:( lubina, mejillones y sardinas). Todo estaba saliendo bien, pero sin darse cuenta tenía la tormenta encima. En pocos segundos fue incapaz de  controlar el barco y resbaló, con tan mala suerte que se golpeó y cayó al mar. Se ahogaba cuando algo mágico sucedió: una ninfa marina que  volaba sobre su delfín apareció de repente. La bella muchacha ayudó al pescador y lo sacó del mar, acompañándolo a la orilla. Al abrir los ojos y verla, Carlos pensó  que estaba soñando; ese ser  tenía una imagen tan deslumbrante que lo dejó  sin palabras.

No  podían dejar de mirarse y algo cambió en su interior. Era una sensación como si se conocieran de antes, algo mágico .  La ninfa saltó al  mar sumergiéndose, pero se le cayó  una peineta; Carlos la encontró y la cogió, su cuerpo empezó a transformarse y sentía la  fuerte  necesidad de arrojarse al  mar. Pensó que  tenía que volver a verla y devolverla su peineta. La  sensación en su interior era inquietante y sabía que algo malo estaba pasando.

Ella era un ser mágico, una Nereida, una ninfa marina que se llamaba Ainhoa, hija del océano, que vivía con sus hermanas y su padre Nereus en un palacio de plata y oro bajo del mar. las ninfas marinas son dulces  y, a diferencia de las sirenas, ayudan a los viajeros y cuidan del mar en vez de seducir a los pescadores.  Ainhoa creaba olas y era una de las cincuenta ninfas más humildes y bondadosas y la más hermosa de todas. Cuando llegó  a palacio,  descubrió que no llevaba su peineta y sin ella la costaba respirar cayendo  al suelo. Sus hermanas se propusieron  encontrar ese importante objeto; si no,  Ainhoa moriría.

Carlos se sumergió en el agua. Parecía un pez:  podía nadar debajo del mar y respirar. La peineta le dirigía hasta Ainhoa, estaba hipnotizado.  Al llegar al castillo vio a su ninfa tumbada en la cama  con los ojos cerrados. Carlos puso la peineta sobre su cabello y ella abrió sus ojos, mientras las hermanas de  Ainhoa observaban lo sucedido. Las miradas del pescador y la ninfa volvieron a cruzarse. Pero, de pronto, el cuerpo del joven volvió a cambiar, se estaba quedando sin aire, pero antes de su último respiro,  Ainhoa se acercó y lo besó. La magia rodeó sus cuerpos  haciendo que el cuerpo de Carlos se convirtiese en uno como el de ella. Para recompensar al salvador de su hija, Nereus le regaló un cofre con monedas de oro y el pescador corrió a entregárselo a su madre para que pudiera salvar la vida a su padre. Este es el fin de una bonita historia de amor entre (Carlos y Ainhoa).Vivieron muy felices y volvió a triunfar el amor, que no entiende de razas ni de clases. Fin

La magia del diente de leòn

        La magia del diente de leòn ( CUENTO PERSONALIZADO )

 

 

Hace muchos años por el siglo xvi los magos decían…”Si una persona se frota a si mismo con un diente de león, será bienvenidas en todas las partes y obtendrá lo que desee   “..Pide un deseo y sopla sobre las cazuelas de las semillas, si todas echan a volar tu deseo se hará realidad.

Esta historia trata de  una familia muy pobre y rica en felicidad, su casa estaba rodeada de dientes de león. En el establo vivían muchos animales.. (Nicolás el caballo, Jara la vaca, Dana la cerdita y el animal más pequeño, Noa la rana ) Noa, vivía fuera en un estanque y  se cuidaban entre ellos  jamás se ponían malos. Los animales sabían del poder tan grande que tenían las flores de diente de león, cada uno pedía por el otro .

Un dia, todo cambio Paula la hija de la familia enfermo, los animales estaban muy apenados por  la niña, ya que era muy buena con ellos.

Tenían que averiguar la forma de hacerla llegar la flor,  para que ella misma pidiera su propio deseo.

Nicolas tenia un plan, llegar hasta la ventana de Paula y hacerla llegar la flor. Para ello debía de  llamar a su amiga Noa, para que se  subiera encima de Dana la cerdita y subiera por la ventana y así poder hacer llegar la flor del diente de leòn .

Jara lo veía un poco arriesgado, pero lo intentaron con tan mala suerte que pillaron a Noa la rana antes de hacerla llegar la flor a Paula, la dieron un pisotòn y  le aplastaron  su patita.

El plan de Nicolas no funcionó, Paula cada vez estaba peor y debían de frotar a la niña con la flor y entre todos pedir el deseo para poder curarla.

Noa la ranita tuvo una idea, deberian abrir la ventana del establo y justo en frente estaba   la ventana de Paula, encargándose de dejarla abierta y entre todas hacerle cosquillas al caballo Nicolás para que estornudase  tan fuerte que todos los dientes de León volaran hacia  la habitación de Paula y así tocar su cuerpo. Ya se encargaran ellos de pedir por ella ..

El plan funcionó y por arte de magia Paula se curó, al abrir los ojos lo primero que vio  fueron sus amigos del establo que estaban todos llenos de dientes de leòn, ella al fin lo entendió. La magia del diente de leòn volvió a funcionar y en la casa reino la felicidad. Fin

El deseo de Eva

El deseo de Eva:                                                            (Cuento personalizado)

Hace mucho tiempo,  existía un castillo mágico cuyo reino era de cristal. Los reyes eran muy buenos con el pueblo y siempre habia armonia. Tenían dos hijos; Eva, una niña de cuatro años, y Santi, un pequeño de un año.

Los niños eran muy juguetones y se querían mucho. Eva, tenía una casa muy grande de muñecas en su habitación y no dejaba de jugar con ella. En cada cumpleaños, Eva deseaba poder ser diminuta para entrar en su casa de muñecas.

Santi, sabía del deseo de su hermana, por eso cuando llegó de nuevo  su  cumpleaños, al soplar las velas, deseó que Eva se hiciese tan pequeña que pudiera entrar en su casa de muñecas. El amor de estos hermanos era tan grande que al día siguiente su hermana desapareció.

Sin saberlo,se  había concedido el deseo de Santi. Como no encontraba a su hermana por ningún sitio, Santi recordó su deseo y fue a mirar dentro de la  casa de muñecas, !Qué sorpresa se llevó¡Allí, estaba Eva jugando con todos sus muñecas. Se la veía  tan contenta que Santi  no delató a su  hermana y se guardó el secreto.

Al día siguiente, por arte de magia. Eva apareció  dormida en su habitación. Así, todo quedó como  un gran secreto entre los dos hermanos.

Moraleja; Si deseas de corazón, tus deseos se harán realidad. fin

La locomotora Fina

LA LOCOMOTORA FINA 

Hace muchos años,  en un lejano pueblo, vivía  una locomotora muy particular. Se llamaba Fina y era muy presumida. Además,  era muy cariñosa y todos la querían mucho. Ella soñaba con tener un compañero, pero no la gustaba cualquiera; quería una locomotora como ella. Una noche, Fina recorría su ruta como de costumbre cuando divisó una mancha oscura a lo lejos y se vio obligada a parar. Cuando se acercó a aquello que le había hecho detenerse, descubrió a una oveja y estaba herida, Fina se la llevó consigo. La oveja estaba inconsciente, tenía un palo clavado en su patita y estaba infectada. Al principio, Fina no sabía qué hacer, pero se armó de valor y extrajo el palo, curando la patita de la oveja.

Ahora solo necesitaba reposo. Pasaron dos días y la oveja consiguió recuperarse. Entonces, lo primero que le dijo a  Fina fue que su papá estaría muy preocupado. Así que Fina la llevó donde se la había encontrado y, de camino,  chocó con  una locomotora azul muy elegante que estaba llorando. La oveja salió corriendo de la locomotora de Fina y se abrazó a la otra locomotora.  Fina no entendía nada,  pero en seguida la otra locomotora se lo explico:

-Me llamo Duque y hace un año encontré a esta pequeña oveja que había sido abandonada por su mamá. Al verla tan indefensa me la llevé  y la crié yo. Se llama Linda y es muy buena. Un lobo la asustó y al salir corriendo se perdió.

-¡Qué bonita historia¡ -contestó Fina -Yo me llamo Fina, encontré a Linda tirada en los raíles con sangre en su patita, y la curé.

Así fue cómo  las dos locomotoras se enamoraron y con Linda ambos se quedaron.

Fin