Olympia y Ray. Cuarta parte

El desenlace.

Atraparon con unas redes a los muchachos, los amordazaron como ya lo hicieron con su padre, y su intención era lanzarlos desde lo más alto del precipicio, Pero antes de tirarlos al vacío, el tío confesó;-Sois iguales que vuestro padre, os pierde el corazón. Antes de tiraros, os confesaré la verdad.

Escuchad bien. Yo provoque el incendio para quemaros a los dos y que vuestros padres sufrieran vuestra pérdida, pero vuestra madre fue a salvaros, y no solo a vosotros, también al nido de papagayos. Así que ella murió. y yo voy a terminar lo que empecé.

Sin dudarlo, el tío y su banda lanzaron a Ray desde lo más alto del precipicio, Zulo al verlo, se revolvió con una fuerza increíble, rompiendo su red, y salió volando a por su hermano. No llegaba a tiempo y se iba a estrellar con el suelo, “Algo increíble sucedió ¨

Miles de insectos estaban patas arriba preparados para amortiguar la caída de Ray. Todos pararon el golpe, pero acabaron con algunas patitas torcidas. Su hermano no daba crédito de lo sucedido. Rompió las cuerdas de su hermano para enfrentarse a su tío.

-Eres un miserable -le increpó Ray -no tuviste bastante con mis padres ni con destruir la mitad del bosque. Y ahora quieres acabar con nosotros . No te vamos a matar, seria demasiado facil. Estarás encerrado toda la eternidad.

El tío intentó defenderse y llamó a su amigo el halcón, para que terminaran con sus sobrinos . Pero, al ir a por ellos, toda la familia de papagayos apareció , asustando al halcón y llevando a su tío para encerrarlo de por vida. La verdad siempre sale a la luz, y así, Ray y Zulo, juntos con sus amigos pudieron vencer al enemigo. Fin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *